La feria es un evento global, exclusivo a unas determinadas materias en las que cada empresa se sitúa y se compara con todo el mercado de esas materias o actividades concretas.

En la feria podemos apreciar si la calidad de nuestros productos es la adecuada, el precio está dentro de los parámetros de la competencia y si surgen o no nuevos productos, sistemas o movimientos de comercialización nuevos.

foto-blog-ferias

Hay dos actividades fundamentales en la feria, una es la búsqueda de proveedores o de materiales y otra la de la venta de nuestros propios productos.

En cualquier caso si acudimos a las ferias es porque es una herramienta de marketing que permite acelerar los procesos ya sea de venta como de compra y también acelera la constatación de las tendencias del mercado y de los movimientos de la competencia.

En cualquiera de las actividades en las que una empresa esté inmersa debe de procurarse estar bien informada y dedicar una parte de su presupuesto para acudir a las ferias y ver con sus propios ojos aquello que está pasando en el mercado global con sus actividades y productos que saca diariamente al mercado.

Como todo, hay que saber invertir de acuerdo a la dimensión de la empresa y a los objetivos de la misma. No es lo mismo tener una actividad supeditada a unos pocos clientes que a un número creciente de clientes o tampoco no es lo mismo si el producto tiene una cabida regional o nacional, a poder competir en otros mercados extranjeros.

La decisión de asistir con mayor o menor frecuencia a las ferias del sector dependerá del resultado del plan estratégico de cada empresa, valorando la inversión, la elección de las ferias y  la frecuencia de asistencia en el modo de visitante profesional o contratando espacios para exponer en la feria de forma individual o agrupada.

En el próximo blog hablaremos de las diferentes ferias, las regionales, nacionales e internacionales y de la idoneidad de elegir las ferias de acuerdo a nuestras necesidades.

Comparte este post: